Seleccionar página

Ayer tiré mis herramientas al río

2022
Óxido de hierro sobre papel, imanes y láminas de hierro.

 

En octubre de 1934, la huelga revolucionaria promovida por los movimientos anarquista y comunistas se levantó en el norte de España, principalmente en entornos de pueblos mineros de Asturias y el País Vasco. Para reprimir la revolución, el gobierno español mandó las tropas del Ejército de África. Fue la primera vez que el ejército colonial que ocupaba el norte de Marruecos entraba en territorio nacional.

El título de la obra es una frase que el periodista y político José Díaz Fernádez recoge en su crónica de los primeros días de la huelga, escuchada en boca de un minero asturiano: ayer tiré mis herramientas al río.

Esta serie de dibujos está hecha con óxido de hierro encontrada en las ruinas de varias minas abandonadas del norte de España. Los dibujos siguen el rastro de una mano (o su sombra) que se mueve, dejando un rastro que no cierra una silueta, que deja abierto un recorrido o un eco entre tiempos, entre el óxido de las herramientas lanzadas al río, el corte de la revolución con un tiempo pasado y el rojo de la sangre que corre por nuestras manos.

***

Iron oxide on paper, magnets and iron

In October 1934, a revolutionary strike promoted by anarchist and communist organisations broke out in the north of Spain, mainly in Asturias and the Basque Country, in mining towns. The strike took control of the territory and posed a revolution on a national scale. To suppress it, the Spanish government sent in troops from the Ejército de África (Army of Africa). It was the first time that the colonial army, which was occupying northern Morocco, entered national territory, the second was with Franco’s coup d’état and the beginning of the Civil War.

The work’ s title is a phrase that a journalist, in the early days of the revolution, heard from an Asturian miner: yesterday I threw my tools into the river.

This series of drawings is made with iron oxide found in the ruins of several abandoned mines in northern Spain. The drawings follow the trace of a hand (or its shadow) that moves, leaving a path that doesn’t close a silhouette, that opens an echo between times, between the rust of the tools thrown into the river, the cut of the revolution with a past time and the red of the blood that runs through our hands.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad